¡Gracias, Muchas Gracias!

por Julio F. Angulo, Ph.D.

La Navidad se aproxima con su frenético dar y recibir—apropiada ocasión para reflexionar sobre el significado de la gratitud. La perspectiva, es la de la psicología positiva de investigadores como Robert Emmons, Michael McCullough, y colaboradores.*

gratitudeSus estudios científicos han demostrado que aquellos que expresan su gratitud en forma habitual,  reportan una variedad de medibles beneficios en su salud: Mejor capacidad a resistir las enfermedades, presión arterial óptima, mejor calidad de sueño, más tolerancia a los achaques y al dolor, niveles más altos de emociones positivas, mayor optimísmo, menor soledad y aislamiento, menor vulnerabilidad a la anxiedad y la depresión.

Estos beneficios están al alcance  de cualquiera persona dispuesta a a cultivar la gratitud. Existen muchas prácticas con documentado valor empírico. Ejemplos:

  • Manteniendo un Diario de Gratitud donde tomamos nota de todo lo que las vida nos da.
  • Haciendo Memoria  de etapas pasadas que fueron difícil a la vez que reconocemos que hoy estamos aquí, sanos y salvos, no solo sobreviviendo sino que también disfrutando la vida.
  • Haciendonos  Preguntas: ¿Qué he recibido yo de___?;  ¿Qué he dado yo a ___?
  • Enviando Una Nota de Agradecimiento.

La gratitud no es un sentimiento efímero. Es una actitud, conciente  que la vida quita pero que  también da. La actitud reconoce que el origen de tal generosidad, no está en nosotros mismos, nuestros esfuerzos personales, dotes intelectuales o espirituales, supuestos méritos, titulos o posición social. Proviene de afuera. El don, dependiendo de las crencias de uno, lo otorga una divinidad, providencia, la flora, la fauna, el cielo, la tierra mísma u otro seres humanos. Más aún, viene sin traba o condición alguna. Es generosidad pura.

El entender que esta generosidad es independiente de nuestros logros, o nuestras fallas misma, nos transforma. Nos saca de nuestro orgullo y nos introduce a la humildad. Nos enseña a recibir.

Surgen unas preguntas. Pareciera que sería más facil agradecer cuando la vida va bien. ¿Cual es la situación cuando, debido al empeoramiento que nos causa la enfermedad de Parakinson,  nos encontramos en  la profundidad del estres y de la adversidad?  Este es un escenario real para muchas personas con EP y sus familares. ¿Seriamos capaces de incorporar la gratitud—y asi valernos  a sus saludables beneficios?

De acuerdo a los estudios, la respuesta es afirmativa porque es  la adversidad misma  la que nos prepara, nos abre al agradecer. En el medio del agotamiento y pasividad la gratitude nos provée energía. Frente a la depresión y el desespero, la gratitud ofrece esperanza.  Cuando nos sentimos al punto de quiebra la gratitud nos enmienda.

Y es en esos momentos de vulnerabilidad  que el orgullo cede el paso a la humildad.

Entonces,  tomemos nota y demos voz a lo que la vida nos ha dado y sigue dando.   ¡Empecemos ahora!

Complete la siguiente  frase:

Hoy, estoy agradecido ____________________________________________.

 

* Emmons, R. (2007). Thanks! How the New Science of Gratitude Can Make You       Happier . New York: Houghton Mifflin Company.

Leave a Reply